VEGETARIANOS/VEGANOS

Sandwich de calabacín, quinoa, tomate y feta

Buenos días.

Sigo de guardiana del castillo mientras mi otra mitad bloguera gasta suela en mi Londres del alma. A la espera de su vuelta al mundo sandwichero el lunes próximo, yo sigo al pie del cañón como cada viernes, hoy con más alegría ya que al ser festivo no hay que madrugar.

Hoy os traigo una receta «deconstruida». Sí, en este blog somos así de modernas. Os cuento la historia: hace tiempo Natalia y yo tuvimos la duda de si considerar a las hamburguesas de cualquier tipo sandwiches o no. Y llegamos a la conclusión de que no. Aunque existan hamburguesas vegetales, o de pescado, el ingrediente principal y originario de las mismas es la carne. De hecho, se tiene noticia de las primeras hamburguesas (obviamente no con ese nombre) ya en el Imperio Romano, cuando los patricios tomaban carne de res picada con piñones, sal y vino pasado servida en el interior de un pan. En cambio el sandwich, oficialmente admite como relleno, no sólo carne, sino verduras, quesos, y admite acompañamientos de diversas salsas.

Una vez establecido que obviamente una hamburguesa no es un sandwich, por muy vegetales que puedan ser una y otro, decidí que entonces había que darle un giro a ciertos rellenos de hamburguesas para transformarlos en sandwiches, y justo uno de esos ejemplos de «deconstrucción» es el que os traigo hoy.

Vamos a preparar un sandwich exquisito, que se puede tomar en caliente o frío y que os va a encantar.

Sandwich de calabacín, quinoa, tomate y feta

Sandwich de calabacín, quinoa, tomate y feta

Ingredientes

  • Dos rebanadas de pan (Oroweat Pipas en mi caso, ya sabéis que me encanta)
  • Un calabacín pequeño
  • 50 gramos de queso feta
  • Tres cucharadas colmas de quinoa ya cocida
  • Dos tomates secos en aceite
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra

Sandwich de calabacín, quinoa, tomate y feta

Elaboración

  1. Lavamos bien el calabacín y lo rallamos con la parte del rallador que nos dé un corte más grueso y grande. Lo ponemos en un colador y con la ayuda de una cuchara o espátula escurrimos bien el máximo de líquido que pueda soltar.
  2. En una sartén bien caliente, ponemos un chorrito de aceite y cuando coja temperatura rehogamos nuestro calabacín rallado. Cuando empiece a transparentar añadimos el queso feta desmenuzado, la quinoa y los dos tomates secos en aceite picados en trozos pequeños. Removemos todo bien un par de minutos y retiramos del fuego.
  3. Salpimentamos, movemos bien y servimos sobre una de nuestras rebanadas de pan.

Os aseguro que es una cena estupenda. Podemos acompañarlo de un huevo revuelto que podemos poner sobre la otra rebanada antes de cerrar el sandwich. Lo que era una hamburguesa vegetal, ha pasado a ser un sandwich delicioso. Volveremos con ideas parecidas de «hamburwiches» en las próximas semanas. Hay muchísimas que nos apetece que probéis.

Y si os gusta la quinoa, otras dos recetas que tenéis que probar son nuestras recetas de Sandwich de aguacate y quinoa negra y el Sandwich de kale, quinoa y granada.  

Feliz fin de semana largo.

Gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.