PESCADO

Sandwich de bacalao

Querida audiencia, dado que estamos a las puertas del Viernes Santo, aquí vengo yo con un sandwich de bacalao, la «estrella» de los platos de pescado que se suelen tomar en estas fechas de vigilia. En mi familia, desde el Miércoles de Ceniza y hasta el Domingo de Resurrección (por cierto, día de mi Santo, no os olvidéis de felicitarme, que llevo la cuenta) los viernes no se toma carne, lo cual me lleva a pensar en el «asunto» de la famosa Bula de la Santa Cruzada.

Ya sabemos que una bula es aquella gracia o privilegio (pagado, no os vayáis a creer) que otorgaba el Papa y que dispensaba de la obligación de comer de vigilia en ciertos días. Pues bien la Bula de la Santa Cruzada se le concedió a los Reyes Católicos por el Papa Julio II en 1509, a semejanza de las que otorgaron Urbano II e Inocencio III a los cristianos que fueron a recuperar la Tierra Santa vistiendo la divisa roja de los cruzados en el pecho. Los pontífices siguientes continuaron con la concesión, siempre por tiempo limitado, mandando que el importe de las limosnas que se pagaban por ellas se destinara al culto de las iglesias. Quienes adquirían la Bula de la Santa Cruzada y su indulto de comer carne solo tenían la «obligación de observar vigilia todos los viernes de Cuaresma, guardar ayuno el miércoles de ceniza y ayunar con abstinencia el Viernes Santo».

En 1966, tras el Concilio Vaticano II, se suavizaron las normas para los católicos de todo el mundo. La Bula mantuvo el carácter penitencial del viernes, día en el que no se podía comer carne, pero liberó de este deber a los menores de 14 años (antes se exigía a partir de los 7 años) e hizo más llevaderas las normas del ayuno durante la Cuaresma. Ese mismo año, la Conferencia Episcopal anunció la desaparición definitiva de la Bula de la Santa Cruzada, renunciando así a unos ingresos que habían llegado a los 96 millones de pesetas (casi 577.000 euros de hoy en día). En cualquier caso, con o sin ella, en nuestro país no se vivía la Cuaresma con la intensidad que en otros, por ejemplo Francia, donde Luis XIV llegó a ordenar a la policía que registrara las casas para requisar los alimentos prohibidos. Afortunadamente, aquí la perola no se nos fue tanto.

Y volviendo a lo nuestro, en tiempos de la Bula, el pescado llegaba a los pueblos poco y mal. Los pescaderos conducían de noche para regresar al amanecer con el pescado comprado a última hora del día anterior en aquellos lugares más o menos cercanos a la costa. E imaginaos las condiciones. Pensad que entonces no había neveras ni nada parecido para conservarlo, por lo que el rey era el bacalao. De manera que en justo homenaje a este «rey», hoy os traigo un sandwich donde él es el protagonista.

Bacalao1

Ingredientes

  • Bacalao ahumado
  • Nata fresca
  • Cebollino
  • Rabanitos
  • Pan (en este caso, yo he hecho el sandwich con pan de centeno de Pancontigo)

Bacalao3

Elaboración

  1. En el vaso de nuestra batidora ponemos el bacalao ahumado y una cucharada generosa de nata fresca. Trituramos hasta obtener la consistencia de pasta que más nos guste.
  2. Picamos el cebollino y los rabanitos y los añadimos a nuestra pasta de bacalao. Mezclamos ligeramente.
  3. Untamos una rebanada de pan con una capa generosa de la pasta y tapamos.

Bacalao2

Sin más. Un sandwich delicioso. Nos vemos de nuevo el viernes con un sandwich con el que, os aviso ya, vamos a pecar.

Gloria.

8 comentarios sobre “Sandwich de bacalao

  1. Un sandwich bien de temporada y riquísimo!
    Pues en Francia se han olvidado de dichas tradiciones, aquí ni siquiera se celebra el viernes y se suele comer …¡cordero lechal!
    Besos,
    Palmira

  2. Chicas! Me encanta como os lo estais montando. No me pierdo ni una entrada aunque me estoy volviendo una perezosa para escribir. Pero que sepais que me gusta mucho como os lo estais currando, así que a seguir así… Que disfruteis de la semana santa y los dias de fiesta.
    Un besote.
    Maite

    1. ¡Muchísimas gracias Maite! La verdad es que estamos muy contentas con la acogida que nos habéis dado, algo que nos anima a seguir. Es un proyecto que nos hace mucha ilusión y en el que estamos poniendo todas nuestras energías. Así que muchas gracias por pasarte. Nos encanta saber que estás ahí.
      Un beso fuerte, y disfruta de las vacaciones!

    2. Gracias Maite! Nos encanta saber que nos sigues. Te diré que esto del sandwich crea adicción, no te imaginas las combinaciones que tenemos esperando a ser publicadas. Un beso grande.

  3. Acá el bacalao ahumado no es fácil de conseguir pero podemos conseguir la
    Sierra ahumada aunque su sabor es muy intenso también tal vez el atún ahumado se consigue alguno puede ser opción , gracias por el paseo por la historia

    1. Pues seguro que las dos opciones que comentas, combinadas con el aguacate que es tan suave, estarán deliciosas. Cuando lo pruebes nos cuentas!
      Gracias a ti por pasarte a vernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.