RECETAS DE PAN

Receta del pan de cada día.

Este pan blanco de trigo, elaborado con una receta muy sencilla de manera que todos lo podamos preparar en casa sin ninguna dificultad, desde hoy se convertirá en uno de los panes básicos de 2 Bread Slices.

El sandwich perfecto consta de dos elementos fundamentales: un buen relleno, con ingredientes y combinaciones infinitas, y un pan que lo envuelva, como si de un regalo se tratara. Hoy en día encontramos panes de todo tipo: de trigo, integrales, de centeno, con semillas. Podemos comprarlo o animarnos a prepararlo en casa. Y eso es lo que vamos a hacer hoy. Os proponemos un pan de trigo, sencillo de amasar y sin largas horas de fermentación. Un pan que podemos preparar en casa casi todos los días.

Pan Blanco

Es un pan tan sencillo, pero tan rico, que he querido que sea el primero de los muchos que vendrán, convirtiéndolo en uno de nuestros panes básicos y que será la base de muchos de los sandwiches que os iremos proponiendo.

Ingredientes:

  • 500 gr de harina de fuerza
  • 300 ml de agua
  • 8 gr de sal
  • 20 gr de levadura fresca de panadería

Elaboración:

En un bol, ponemos harina y sal y mezclamos. Desmigamos la levadura fresca sobre la harina y añadimos un poco de agua. Mezclamos ligeramente con las manos. Continuamos añadiendo el agua poco a poco (nunca la añadiremos en su totalidad desde el principio, porque es posible que no la necesitemos toda) y comenzamos a amasar. Lo hacemos enérgicamente durante unos 10 minutos, hasta que tengamos una masa suave y elástica. A medida que vamos amasando, notaremos cómo la masa se va transformando. Si después del amasado la notamos aún un poco pegajosa, añadimos un poco más de harina, pero sin pasarnos. Es preferible amasar y alternar períodos de reposo a añadir demasiada harina. Si tenemos que hacerlo, será suficiente con espolvorear la superficie de trabajo.

Cuando tengamos la masa lista, engrasamos un bol y la colocamos dentro. Cubrimos con un paño húmedo y dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble su tamaño. Aquí el tiempo dependerá de la temperatura que cada uno tenga en su casa, oscilando entre 1 hora o 1 hora y media.

Cuando la masa haya doblado su tamaño, sacamos a la superficie de trabajo y amasamos ligeramente. A continuación le damos forma, colocando los pliegues hacia abajo y haciéndola girar sobre la encimera entre nuestras manos. Forramos una bandeja de horno con papel y espolvoreamos con harina. Colocamos la masa encima, cubrimos y dejamos que de nuevo doble su tamaño.

Cuando la masa esté casi lista, precalentamos el horno a 220º.

Antes de meter el pan en el horno, hacemos unos cortes superficiales con la ayuda de un cuchillo muy afilado o de un cúter y espolvoreamos ligeramente con harina. Metemos el pan y vertemos agua hirviendo en una bandeja de horno para formar vapor. Horneamos a 220º durante unos 35-40 minutos.

Pan Blanco

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Debemos esperar a cortar el pan hasta que haya enfriado por completo, para que así se asiente la miga.

Sabremos que el pan está  listo cuando la corteza esté bien dorada, y al dar unos golpes en la base suena hueco.

Es importante que casi al mismo tiempo que metemos el pan en el horno, echemos agua hirviendo en una bandeja para formar vapor. Si hacemos ésto, conseguiremos una corteza más dorada y crujiente.

Fácil, ¿verdad? Pues todos manos a la masa.

Natalia.

6 comentarios sobre “Receta del pan de cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.