VEGETARIANOS/VEGANOS

Receta de sandwich de guisantes y ricotta

Viernes. Pronto nuestras pantallas blogueras empezarán a llenarse de helados, sorbetes, polos y toda clase de platos fríos; y es que el verano está a la vuelta de la esquina. Desde que abrimos Natalia y yo este blog y me tocó publicar los viernes, no os podéis hacer ni idea de cómo vuelan las semanas. De viernes a viernes parece a veces que sólo hay un par de días. Tremendo.

Y mientras llega el verano con esos platos fantásticos llenos de colorido, en este blog seguimos apostando por el verde en todas sus versiones. Tranquilo todo el mundo, milagrosamente hoy no traemos un sandwich con aguacate. Pero no os hagáis ilusiones, porque seguiremos utilizándolo en muchos de ellos ya que a día de hoy es uno de nuestros ingredientes fetiche. Hoy el color verde lo pone nuestro amigo el guisante, o mejor dicho: pisum sativum, una planta herbácea de la familia de las leguminosas, propia de la cuenca mediterránea, aunque muy extendida en todo el mundo. Es una plantita de hábitos trepadores, que produce una vaina en cuyo interior se desarrollan las semillas, que son los guisantes, los cuales reciben distintos nombres según la zona; guisante, chícharo, arveja o arbeyu.

Hay guisantes de dos tipos: los clásicos, de los que sólo se aprovecha el grano, y aquellos en los que se come la vaina tierna completa. Se sabe que los legionarios romanos recogían aquellas primeras semillas para incluirlas en su dieta cuando salían de campaña. Olvidados después, los guisantes más duros se utilizaron en la Edad Media como alimento de animales, hasta que en el siglo XVII comenzaron a emplearse nuevamente en la alimentación humana. Era un producto escaso y caro y sólo lo consumían los más pudientes. Su desembarco masivo en los fogones se produjo en el siglo XIX, cuando empezó a desgranarse.

Así que una vez que hemos aprendido algo más sobre estas pequeñas joyitas de ese color que tanto nos gusta en el blog vamos a preparar el sandwich de hoy.

Guisantes y ricotta1

Ingredientes (para 2 sandwiches)

  • 250 gramos de guisantes ya cocidos
  • ½ cebolla roja pequeña
  • 1/2 diente de ajo de buen tamaño
  • Menta fresca
  • 2 cucharadas de queso ricotta o requesón
  • Rabanitos cortados en rodajas finas
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
  • Sal y pimienta
  • Pan de nuestra elección. En este caso utilicé unas rebanadas de The Rustik Bakery

Guisantes y ricotta2

Elaboración

  1. En un poco de aceite pochamos bien la cebolla y el ajo bien picados.
  2. Añadimos los guisantes, reservando un puñadito para el final, y salteamos bien un par de minutos.
  3. Sazonamos con la sal y pimienta y retiramos del calor.
  4. Añadimos el queso y removemos bien hasta que se derrita y quede integrado en los guisantes por efecto del calor.
  5. Pasamos todo a un recipiente alto o al vaso de nuestra batidora de mano y trituramos sin llegar a obtener un puré, sino una pasta.
  6. Añadimos un chorrito de AOVE, unas hojas de menta picadas y removemos todo de nuevo.
  7. Comprobamos como está de sal y pimienta, y añadimos los rabanitos y los guisantes que habíamos reservado, integrándolos en la pasta.
  8. Ponemos dos o tres cucharadas bien colmadas de nuestra pasta de guisantes en una de las rebanadas de pan, previamente untada con AOVE, tapamos, y en frío o en caliente,  ya sabéis… ¡A disfrutarlo!

Guisantes y ricotta 3

Feliz fin de semana y hasta el lunes.

Gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.