SOBRE EL SANDWICH

Los 5 quesos malditos para no usar en un sandwich.

¿Los 5 quesos que nunca utilizaríamos a la hora de preparar el sandwich perfecto? Las dos nos hemos puesto de acuerdo desde el principio y ni siquiera ha habido amago de debate. Sabemos que uno de los ingredientes importantes en una mayoría de sandwiches, es el queso. Usaremos siempre quesos de buena calidad y que sean interesantes o nos digan algo en cuanto a sabor y textura.

Por eso, y aún a riesgo de crearnos algún que otro «enemigo», a continuación os mostramos los quesos que nosotras jamás utilizaríamos en nuestros sandwiches.

Comenzamos por lo que nosotras llamamos sucedáneo de queso. No son otros que los famosos Tranchetes y los Quesos en porciones, los Quesitos de toda la vida. Sin entrar en la cantidad de conservantes, aditivos, fosfatos y multitud de «E-3…» (de todo menos leche) que incluyen entre sus ingredientes y con los que podríamos escribir un libro, nos centraremos en su sabor y textura. Algo que debería hacernos sospechar desde el primer momento, es que nada más quitarles el envoltorio, vemos que brilla, cual madera recién pulida, pero ¿desde cuándo el queso brilla y puedes verte reflejado en él? Y su sabor…, ¿ese es el sabor del queso? NO. Muchos piensan que es un queso para niños, porque es suave, pequeño… pero ¿alguien se ha molestado en preguntarles si les gusta? Estamos seguras que la mayoría de ellos preferirían un buen queso manchego, por muy niños que sean.

Los 5 quesos que nunca usaríamos en un sandwich.

Otro de los quesos que nunca usaríamos, es el Emmental. Se dice que es uno de los primeros quesos europeos. Es originario de los Alpes Suizos y está hecho con leche de vaca curado entre 3 y 6 meses. Tiene una textura blanda y unos agujeros característicos. Es perfecto para servir acompañado de galletas saladas y frutos secos, pero su sabor es tan suave, que creemos que no aporta nada a un sandwich.

El siguiente queso incluído en nuestra lista de proscritos, es el queso Edam. Es un queso originario de la ciudad holandesa del mismo nombre, y todos lo conocemos como el «queso de bola». Está elaborado con leche de vaca y recubierto por una capa de parafina roja o amarilla. Es un queso semi-fuerte, pero no especialmente fundente. Y en cuanto a su sabor, nos dice más o menos lo mismo que el queso emmental, ideal para servir acompañado de frutas, como pera y manzana, pero no uno de nuestros quesos favoritos para un sandwich.

Y nuestro último nominado para abandonar nuestros sandwiches, es el queso Raclette. Originario de Suiza, se elabora con leche de vaca y tiene un período de curacón de 3 a 6 meses. Es el queso utilizado para preparar la famosa Raclette, un plato típico de la región de Valais en Suiza, y que consiste en fundir el queso y servirlo acompañado de patatas cocidas y embutidos. Aunque es un queso extremadamente fundente, al contrario de lo que pasa con los quesos Edam y Emmental, creemos que es demasiado intenso en cuanto a sabor y aroma, por lo que tomaría todo el protagonismo dentro del sandwich, dejando al margen al resto de ingredientes. Por lo tanto, creemos que sólo debe ser usado para lo que los suizos lo crearon.

Los 5 quesos que nunca usaríamos en un sandwich.

Y hasta aquí podemos leer… Éstos son los 5 quesos que han sido desterrados de nuestros sandwiches. Evidentemente, esta es sólo nuestra opinión, pero deberíais hacernos caso, porque para eso somos las reinas del sandwich 😉

Natalia y Gloria.

5 comentarios sobre “Los 5 quesos malditos para no usar en un sandwich.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.