RECETAS DE PAN

Receta de galletas de cheddar y pasas

Hoy solemos ponerle salsa a los miércoles, pero como este lunes Natalia os ha traído un dos por uno, en el que se incluía no sólo un fantástico open sandwich sino una salsa de alubias, había que cambiar de tercio.

Para ello os traigo unas galletas semi saladas o semi dulces, según os convenga, que podemos utilizar como aperitivo, solas, o bien para untar en ellas muchos de nuestros pestos y/o untables.

La receta no tiene ciencia alguna, sólo necesita un cierto tiempo de reposo en frío y encender el horno, que si bien sabemos que en ciertas partes del país es deporte de alto riesgo, no lo es menos que al menos una vez al mes deberíamos ser valientes y animarnos a tenerlo en funcionamiento unas horas. Es lo que hice yo, encenderlo muy temprano un sábado por la mañana y aprovechar para hacer tres cosas diferentes.

¿Preparamos nuestras galletas?

Galletas de cheddar y pasas

Ingredientes

  • 100 gramos de un buen queso cheddar rallado
  • 60 gramos de mantequilla muy fría
  • 180 gramos de harina de todo uso
  • Un poco de pimienta negra
  • ½ cucharadita (tsp) de azúcar blanquilla
  • 80 ml de agua muy fria
  • 70 gramos de pasas picadas a trocitos pequeños

Galletas de cheddar y pasas

Elaboración

  1. Mezclamos bien en un robot de cocina el cheddar, la mantequilla, la harina, la pimienta y el azúcar. Si no disponemos de un robot, mezclaremos todo bien con un tenedor hasta obtener textura de arenilla.
  2. En ese punto añadimos poco a poco el agua fría hasta que los ingredientes vayan tomando consistencia de masa.
  3. Colocamos nuestra masa sobre una superficie ligeramente enharinada, añadimos las pasas picadas y amasamos manualmente hasta que queden integradas.
  4. Estiramos la masa dándole forma de rectángulo, que doblaremos en tres partes, llevando la mitad de arriba hasta el centro y la otra mitad cubriendo la doblez anterior, como si fuera una carta. Giramos 90 º, estiramos y repetimos la misma operación de plegado y estirado dos veces más.
  5. Envolvemos nuestra masa doblada en papel film y la dejamos reposar en la nevera una hora.
  6. Pasado ese tiempo, la sacamos de la nevera, estiramos, cortamos con el cortador que más nos guste y horneamos en horno precalentado a 180ºC unos 15 minutos dependiendo del grosor que les hayamos dado. A mí me gustan pequeñitas y no demasiado finas.
  7. Una vez horneadas las dejamos enfriar sobre una rejilla y si os duran más de una tarde, que lo dudo, podéis guardarlas en un recipiente hermético un par de días.

Sólo os puedo animar a que las probéis, ya sabéis cuanto nos gustan este tipo de galletas que tan bien le van a nuestras salsas. No son dulces, no son saladas, y tienen un ligero toque hojaldrado riquísimo. Estamos seguras de que os van a encantar.

Hasta el viernes.

Gloria y Natalia.

SaveSave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.