LOS CLÁSICOS

Receta de sandwich Croque Monsieur

Miércoles. Día de publicación extra aquí, en el blog del sandwich. Y como la vez anterior, hace un par de semanas, no hubo receta sino nuestras sugerencias cuando se trata de libros sobre el pan, hoy sí os traemos sandwich. Además todo un clásico, el “Croque Monsieur”.

Vaya por delante que los dos que véis en las fotos me los tomé el domingo a la hora de comer. Una delicia, y es que por muy básico que parezca es un sandwich lleno de sabor (y de calorías, pero de eso no hablamos en este blog), súper jugoso y que te tomas diciendo para tus adentros eso de “Mmmmm” con cada bocado. De hecho, si jugamos de manera algo metafórica con el significado de las dos palabras que componen su nombre (croque: masticar, monsieur: señor), está para darle un “señor bocado” .

Se trata de un sandwich con cierta historia, ya que según nuestra querida amiga Wikipedia: “apareció por primera vez en la carta de un café parisino en 1910, pero se desconoce el origen de la palabra. Fue mencionado por primera vez en la novela de Marcel Proust À l’ombre des jeunes filles en fleurs, publicada en 1919: «ahora bien, al salir del concierto, como, al reanudar el camino que va hacia el hotel, nos habíamos detenido un momento sobre el muelle, mi abuela y yo, para intercambiar algunas palabras con la Sra. de Villeparisis que nos anunciaba que había solicitado para nosotros en el hotel unos «croque-monsieur» con huevos a la crema…»

Como curiosidad decir que es quizás el único sandwich que conocemos que tenga su “versión femenina”, el “Croque Madame”, que se diferencia tan sólo en que añade un huevo frito o a la plancha encima del pan, lo cual a algún iluminado le recordó a los tocados de las señoras de principio de siglo y así lo bautizó.

Pero la versión masculina, la que hoy nos ocupa, la que no lleva “sombrero”, no tiene más truco que el de saber hacer una bechamel y utilizar un queso Gruyère de buena calidad. Ya sabéis que en este blog siempre incidimos en la importancia de utilizar ingredientes y tratándose del queso, somos súper exigentes. Si queréis aprender algo más sobre éste en concreto, que pese a lo que muchos creen NO TIENE AGUJEROS, os dejo este enlace de Directo al Paladar donde os explican muy bien su proceso de elaboración y maduración.

Dando por hecho que sabemos hacer una bechamel (y si no, en este enlace os dejo la receta ), vamos a preparar nuestro clásico de esta semana:

Ingredientes:

  • Pan de molde Bimbo
  • Una nuez de mantequilla a temperatura ambiente
  • Mostaza de Dijon
  • Jamón cocido
  • Queso Gruyère
  • Bechamel

Croque1

Elaboración:

  1. En una sartén ponemos una nuez de mantequilla y la dejamos fundir.
  2. Tostamos en esa mantequilla nuestras rebanadas de pan sólo por una cara y retiramos.
  3. Untamos la cara no tostada de una de las rebanadas con mostaza de Dijon, encima colocamos un par de lonchas de jamón cocido y queso Gruyère rallado.
  4. Llevamos al grill de nuestro horno y lo dejamos allí hasta que el queso se haya fundido por completo.
  5. Una vez derretido el queso, sacamos del grill, tapamos con la otra rebanada untada de mostaza y cubrimos con dos o tres cucharadas de bechamel, poniendo otro poco de queso rallado por encima.
  6. Llevamos de nuevo al grill y dejamos gratinar hasta que el queso dore sobre la bechamel.
  7. Sacamos del horno, dejamos templar unos minutos y estará más que listo para comer.

Un clásico para probar si nunca antes lo habéis hecho y para volver a hacer si ni os acordáis cuando fue la última vez que lo preparasteis. Y si además os animáis a prepararlo con nuestra receta de Pan de Molde tendréis un sandwich redondo.

Nos vemos el viernes, con mucho colorido.

Gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.